ilustracción!

ILUSTRACCIÓN! >> Noticias FADIP >>Noticiero >> Carta abierta de Arnal Ballester

Carta abierta de Arnal Ballester

Queridos compañeros y compañeras de profesión,

Hace unos días recibí el siguiente correo procedente de Ediciones Everest:

Estimado Arenal*:

Hemos estado analizando tus condiciones tras nuestra conversación telefónica, referente a la ilustración de las LEYENDAS DE ÁFRICA que te comenté. Se trata de un proyecto conjunto, en el que intervienen otros tres ilustradores que han aceptado la propuesta inicial, por lo que nos gustaría mantenerla.

Te agradezco mucho que hayas considerado nuestra propuesta y tu amabilidad. Tomo nota de tus condiciones de trabajo y estoy segura de que en breve volveré a contactar contigo con un proyecto adaptado a tus características.

Muchas gracias por todo y un cordial saludo.

Como veis se trata de un educado rechazo a las condiciones que yo planteé para realizar un encargo que consistía en Ilustrar una serie de ocho libros (esas LEYENDAS DE ÁFRICA) que formarán parte de una colección de leyendas del mundo. Cada libro tendrá entre 8 y 10 ilustraciones, algunas a doble página. Everest ofrecía un presupuesto cerrado de 1.000 euros por libro.

Mi contrapropuesta fue no tanto de cifras -eso lo dejé ingenuamente para luego- sino de criterios: no trabajo con presupuestos cerrados y pido siempre fórmulas de pago proporcionales, sea en forma de royaltis o de tantos alzados contra una determinada tirada. Estas fórmulas no son una manía personal –mis “condiciones de trabajo” como dice la carta- sino una exigencia de todas las normativas de protección del derecho de autor en el mundo civilizado, entre ellas la Ley de Propiedad Intelectual vigente en España. Tales normas y leyes obligan a que la remuneración de los autores sea proporcional a la utilización o explotación de su obra.

A estas alturas no me sorprende nada que Ediciones Everest ignore esos principios, porque es así como actúan la mayoría de editoriales españolas cuando pueden o se las deja. Lo que me duele es que los motivos de la editorial para rechazar mi propuesta sean ese real o supuesto acuerdo con las condiciones de la editorial, por parte de los demás ilustradores o ilustradoras que participan en el proyecto.
Es posible que Everest no haya sido del todo veraz en la forma de exponer las cosas. Pero si lo ha sido no estaría de más que hubiera una reflexión a fondo sobre nuestras obligaciones profesionales. Es muy frecuente oir en nuestro medio el “esto es lo que hay”, como si esa degradación cada vez más acentuada de las condiciones de trabajo fuese un meteoro atmosférico y no tuviera nada que ver con nuestra actitud.

Me hago mucho cargo de lo difícil que está la vida porque también lo es para mí. También comprendo que en algunos casos hay carencia de información. Pero sé que hay ciertos límites a las concesiones y esos límites se sitúan ahí donde se nos arrebata nuestra dignidad profesional. Si ni siquiera somos capaces de hacer valer la ley cuando nos favorece, mucho me temo que lo que hoy son 1.000 euros a fondo perdido, mañana serán 750 y pasado 500… y siempre habrá quien con toda la razón diga “esto es lo que hay”.

También creo que la falta de información es muy relativa. En los últimos años se ha hecho desde las asociaciones y desde VEGAP un esfuerzo enorme para difundir el conocimiento de nuestros derechos mediante todo tipo de publicaciones. Seguramente se puede hacer más, pero también es cierto que cada profesional debería dedicar un tiempo a informarse sobre su entorno al menos con el mismo interés que dedicamos al manejo de un programa informático o a cualquier otra herramienta de trabajo.

Espero que entre todos y todas vayamos creando una situación distinta a la actual, en la que el trabajo dependa exclusivamente de la capacidad profesional, de la idoneidad de nuestra obra, de nuestra capacidad de gustar al público, de nuestro talento si se quiere… en fin de todo aquello que no sea nuestra capacidad de aceptar lo inaceptable.

Os agradezco muchísimo vuestra atención.

Un cordial saludo

Arnal Ballester

* supongo que se trata de una errata, pero he preferido reproducir la carta íntegramente.

31 de marzo de 2005
 

14 comentarios a Carta abierta de Arnal Ballester:

  1. J.Edén y Calo [03/4/05, 12:08]:

    Nuestro apoyo absoluto para la postura de Arnal. Su VALIENTE postura.
    De eso se valen los editores: del MIEDO.
    Del miedo a perder un trabajo, o muchos. A perder unos ingresos que todos necesitamos.

    Ellos lo saben. Lo HUELEN.

    Es así de repugnante…


  2. Carlos Ortin [04/4/05, 8:46]:

    El caso que denuncia nuestro compañero Arnal no es en absoluto aislado. Esta situación es terrible para nuestra profesión, y no exagero. El “lo tomas o le dejas” es cada vez más frecuente y los precios cada vez más bajos, cosa lógica si las editoriales no encuentran oposición sino un colectivo profesional sumiso que no les obliga a tomarnos en consideración y respetar nuestros derechos.
    Y para el que piense que las editoriales están en crisis y por eso nos aprietan os añado esta noticia:

    —————————————————————-
    ANUARIO SOBRE EL LIBRO INFANTIL Y JUVENIL 2005

    La facturación de la literatura infantil y juvenil en España aumenta un 11%, mientras la de adultos cae un 8%.

    Fuente de la noticia: (12/3/2005)
    Ediciones SM presentó el pasado 2 de marzo en el madrileño Círculo de Bellas Artes el Anuario sobre el Libro Infantil y Juvenil 2005, con todo lo que hay que saber sobre la literatura para niños y jóvenes.

    Este análisis, que la editorial realiza por segundo año consecutivo, incluye los datos más importantes del sector en España, información estadística, tendencias, los éxitos del año y todas las claves para un análisis en profundidad del mundo de la literatura infantil y juvenil.

    Según el Informe sobre el sector editorial español 2003 de la Federación de Gremios de Editores de España, ese año se vendieron 40 millones de ejemplares de literatura infantil y juvenil, y la facturación aumentó un 11 por ciento respecto al año anterior, mientras la literatura “de adultos” caía un 8 por ciento en el mismo periodo, y el conjunto del sector crecía tan solo un 4 por ciento.”
    ———————————————————————

    Esta situación está rebajando cada vez más el nivel profesional de nuestra actividad y no respeta la ley.
    Debéis saber que cada vez que hemos intentado negociar mejoras con editoriales o con su federación, estos alegan que como los ilustradores no protestan y aceptan sin chistar las condiciones que se les presentan, entienden que “los ilustradores están satisfechos”.
    Para que podamos debatir el tema y plantear actuaciones y soluciones desde la federación y las asociaciones, podríamos empezar por secundar la iniciativa de Arnal y reflejar aquí todas las situaciones similares en las que nos hemos encontrado. Si disponemos de esta información, qué editoriales efectúan estas prácticas, etc, por lo menos las editoriales no lo podrán negar.
    Ha llegado el momento de tratar este tema en profundidad.


  3. J.Edén y Calo [06/4/05, 8:53]:

    Nacho (Casanova) nos comentó el otro día que en la próxima reunión con el representante de los editores van a llevar ejemplos de varios casos de condiciones abusivas a los que se han visto enfrentados autores de cierto renombre en la profesión, para que no puedan (los editores) argumentar (con toda la cara dura del mundo) que “son casos aislados”.

    Es una buena idea.

    A ver si a alguien se le ocurren más.


  4. sergiote [12/4/05, 13:42]:

    hola! miedo m da esto d dedikarme profesionalmente ala ilustracion! kada vez lo veo mas dificil!!!!!!!!!!!!!!
    soy auto didacta,y todabia no he tenido la mala suerte d tratar kon ninguna editorial,pero eskeeeeeeeeeee……!
    m dediko a otra kosa? k hago? desisto? y todo por unos kuantos negocviantes korbatudos,k no tienen ni idea,y ni les interesa…eske este mundo kada vez va peor?
    será eso…
    un saludo arnal!


  5. J.Edén y Calo [14/4/05, 19:28]:

    No sé qué decirte, Sergiote. Si acaso, que en todas partes hay puteos, no es exclusividad de éste campo.

    Y que el que decida meterse ha de procurar tener muy claritos sus derechos y deberes.


  6. Idoia [26/4/05, 17:32]:

    Arnal, animo!!

    me deprime enormememente ver que ilustradores de la talla de Arnal tengan este trato. No quiero decir que los que estamos en un estadio menor=somos menos conocidos o que llevamos menos tiempo en esto, nos lo merezcamos y él no. Sólo que a veces para seguir en esto y no decaer me digo a mí misma que estos precios de basura los acepto porque nadie me conoce y que cuando “me haya echo un nombre” ya no me pasará. Casos como el de Arnal me hacen ver que no es así, que en el sector editorial ilustradores y autores somos la purria, lo que menos cuenta y es así siempre, independientemente del tiempo que se lleve trabajando.
    Soy consciente de que tal vez por aceptar lo inaceptable tengo culpa de que pasen cosas así. Sé que asociaciones como VEGAP están intentando facilitarnos las cosas. El problema es cuando me dan un folleto de información donde casi todo son términos legales y fórmulas que desconozco. Vendría bien un cursillo o algo así pero explicado muy sencillamente para saber cuando te están vendiendo la moto. Porque a mí me la venden siempre con palabras bonitas y proyectos de futuro y luego..todo humo.

    En fin compañeros, de acuerdo en que deberíamos negarnos a según qué tratos. Pero primero deberíamos saber qué tratos son los justos para no aceptar los injustos…

    Saludos,

    idoia iribertegui


  7. J.Edén y Calo [29/4/05, 9:05]:

    Bueno, esa es la función básica de las APIs: informar a los socios de cuales son sus derechos y deberes.

    Siempre que surjan dudas, la opción más inteligente es acudir a ellas.

    Lo que no tiene excusa es lo de “como no entiendo, trago con todo”.


  8. Mercè Canals [10/8/05, 15:12]:

    Casos como este tuyo, Arnal, supongo que se han dado siempre. Pero se van multiplicando peligrosamente… Editores que primero sean personas… Dos? Tres…? Ya nada tiene que ver que tengas o no, un nombre. Lo de menos para algunos editores es la calidad de tu trabajo como profesional. Ni siquiera ellos lo son cuando son capaces de utilizar tan ridículas excusas. Lo triste viene cuando encima te dan los nombres de tus compañeros de proyecto (los que representa que han aceptado), y los conoces. Y como te parece raro, vas y los llamas. Y te sale rana la broma, porque no tienen la más mìnima intención de ponerse de acuerdo contigo, ni de razonar lo más mínimo sobre el porqué de su decisión poco combativa y poco o nada profesional. Cómo puede ser que en una federación de asociaciones cada vez más intercomunicada y unida (se supone), haya tan poca comunicación y confianza entre nosotros? Yo me siento como un bicho raro y cizañero, cada vez que intento ponerme en contacto con alguien para llegar a una solución justa y equitativa para todos. Pocas veces me ha salido a cuenta. Pero cuando el compañero responde como amigo y profesional, recobras la fe y la fuerza se multiplica. Aunque pierdas el encargo, habrá valido la pena. Y con el amigo, a cenar y a soñar con nuevos proyectos a medida de nuestros ideales. En Cadí, en cambio, he disfrutado de un trato completamente justo y profesional. Gracias Arnal, por ser de los pocos que comparte sus desconciertos.


  9. María Fernández [22/10/05, 20:53]:

    Me gustaría decir que todo es poco. No solo es necesario la acción de asociaciones que protegan nuestros intereses, sino que también hay que tener el coraje de enfrentarse a condiciones abusivas. Llevo trabajando en ilustración seis años y personalmente me han puteado mucho. He perdido trabajos y proyectos, simplemente por hacer valer mi calidad como profesional.No sé si es preferible estar inactivo pero contento con uno mismo, o trabajando y despreciarte por aceptar lo inaceptable. Porque siempre va a haber alguien que acepte lo que tu rechazas. La gente quiere trabajar y cuando un mundo como la ilustración te fascina…hay quien se lanza sin pensar para huir de otros trabajos que no tienen nada que ver, porque aquellos no le dicen nada.Pienso que la solución está en la información y en la confianza en uno mismo, en el trabajo que se realiza y su significado para el público a quien va dirigido.


  10. Kira [18/11/05, 18:25]:

    Arnal, eres un ejemplo más como Ajúbel para todos los que estamos empezando a movernos en el mundo de la ilustración.
    Vivimos en la sociedad del miedo, un miedo instalado por manipuladores a los cuales les conviene tenernos a su disposición. Ya es hora de que el hombre se de cuenta de que no estamos aquí sólo para sobrevivir, hay un ser en cada uno de nosotros esperando a que demos un paso evolutivo.
    Si no empezamos individualmente a cambiar las cosas desde nuestra actitud, esto cada vez irá a peor. Pienso que es una cuestión de tomar responsabilidad como seres humanos, lo primero es valorar nuestro trabajo; toda esa gente que acepta miserias se está perjudicando a corto y a largo plazo, y a demás de menospreciar su trabajo menosprecian el de los demás.
    Tenemos que unirnos, por el bien de la humanidad.


  11. leopoldo [21/11/05, 0:07]:

    Como vamos a lidiar con los editores si luego hay gente que deja pisotear
    sus derechos y además trabaja gratis:
    http://www.domestika.org/foros/viewtopic.php?t=41075&postdays=0&postorder=asc&start=30


  12. Carmina [29/9/06, 20:48]:

    Un abrazo a Sr. Arnal por su actitud, pero creo que son muy pocos los que están adoptando su postura, yo estoy sin trabajos de ilustradora durante unos 2 o 3 años aproximadamente, pues tengo otro trabajo que me sustenta. Seguramente tal y como están las cosas no trabajaré nunca más como ilustradora a no ser que edite mis propios proyectos. Sigo realizando proyectos para mi disfrute personal, pero veo que son muchos los ilustradores que ceden al chantaje de las editoriales, algunos no tienen reparo en decirte claramente que la mayoría de los cuentos que realizan no cobran derechos de autor. Es decir, que claramente comprendo a Sr. Arnal Ballester, pues yo estoy pasando por lo mismo.
    Ahora su carta me reconforta, veo que ya no soy Juana de Arco cabalgando sola con su caballo, veo que algunos pocos soldados me acompañan.
    Un saludo.

    Carmina


  13. María Alcobre [26/10/06, 2:00]:

    Hombre, Arnal!..”si esto es lo que hay” para ofrecernos a cambio de nuestro trabajo ya me dirás lo que se quedan..
    Si sencillamente nos pudiéramos sentar unos minutos a hechar cuentas con alguno de los responsables de cada edición las cosas serían, como mínimo mas claras. Pero resulta que no hay manera. Las editoriales se han vuelto megamonstruos burocráticos en los que cada don pirulero atiende su juego. Y por no perder su puesto de verdulero en el mercado central bajan precios a mansalva, total hay tantos ilustradores decididos a publicar por “amor al arte”.
    Nada, la única postura posible es la tuya, a la que adhiero.
    Por amor al arte.


  14. Mercè [09/11/06, 2:51]:

    Arnal!
    Ja veig que tots estem al mateix sac! No hi ha manera… Encara que jo no estigui especialitzada en il·lustració faig els meus pinitos de dissenyadora gràfica i vaig treballar a un editorial. Ara jo vaig acabant marxant ja que com a becaria a part de tenir un sou misero de 350€ mes per matins et treien tot el que podien creativament ho arxivaven i després si volen ho poden fer servir.
    En un editorial t’anadones que el disenyador gràfic o el il·lustrador és l’últim mono, busquen màquines de treball,
    Massa que vaig durar…
    El que hauriem de fer com diu una companya anteriorment el que s’ha de fer es lluitar contra aquests senyorets, contra la burguesieta del poder que és creuen amb el dret de collar tan com poden…

    Anims ARNAL



Añadir comentario:





(Pregunta antispam)

Nota: los comentarios fuera de tono o tema serán eliminados.