ilustracción!

ILUSTRACCIÓN! >> En la Red >>Exposiciones >>Noticiero >> Los Hoteles de la imaginación, visita virtual

Los Hoteles de la imaginación, visita virtual

Hoteles de la imaginacionCartel de la exposición, de Carlos Ortin.

Si no pudiste visitar la exposición comisariada por Carlos Ortin y Roger Colom Los Hoteles de la Imaginación que se inauguró en el MuVIM (Valencia) en febrero de este año 2007, te invitamos a visitarla virtualmente.

En este link podrás acceder a unas panorámicas de 360º espectaculares que te permitirán disfrutar de la exposición casi como si estuvieras entre sus pasillos.
Existe un catálogo que es una delicia y que añade mucha más información que la meramente expuesta. podéis buscarlo en tiendas especializadas en libros de arte y en las de museos.

Debajo podéis leer los textos que presentaban esta propuesta expositiva:

Alójate en el Hotel de la Imaginación
Los Hoteles de la Imaginación expone 25 etiquetas de hotel diseñadas por 25 ilustradores e ilustradoras de ambos lados del Atlántico.
Cada etiqueta corresponde a un hotel que juegue un papel importante en una obra de la imaginación; sea ésta, novela, canción, película o poema.
Y cada una es una invitación al viaje, sea éste real o imaginario.

Los hoteles de la imaginación.
De todos los grandes viajes, el viaje. Y de todos los romanticismos, primero el del camino, segundo el de los grandes hoteles, o los hoteles a secas. Hubo un tiempo en el que todos los hoteles —palacios opulentos, modestos hoteles de viajantes o pensiones de pacotilla— regalaban a sus clientes etiquetas para pegar en su equipaje. Al principio no eran más que souvenirs, que los viajeros utilizaban para mostrar en público las etapas de su viaje. Más tarde, se comprendió que también eran publicidad, y la micro-industria de las etiquetas creció. Ahora no sólo las tenían los grandes hoteles, se podían encontrar en todas partes, y el hotel que no las tuviera, no existía.

Las etiquetas desaparecieron con la supermasificación de los viajes aéreos. En las bodegas de los aviones, y en el tránsito de una a otra y a las manos del viajero, las maletas son castigadas como si algo fuera culpa suya. Las etiquetas se rayaban con la fricción, se rompían; la gente dejó de pedirlas, los hoteles de darlas, las imprentas de reproducirlas y los ilustradores de crearlas.

Sin embargo, el gran viaje sigue existiendo, como siguen existiendo los grandes hoteles y los hoteles de mala muerte —en la imaginación, en las novelas, en la poesía, en el teatro y en el cine. Hasta ahora, estos hoteles de ficción no han repartido etiquetas, que sepamos. Por eso, estamos escogiendo veinticinco de ellos; luego, veinticinco ilustradores crearán las etiquetas. Así, el lector-viajero tendrá la oportunidad de mostrar las etapas de su viaje con las etiquetas de sus hoteles ficticios favoritos pegadas al equipaje de su memoria.

El proyecto Los Hoteles de la Imaginación ofrece la posibilidad de viajar leyendo, y leyendo, pernoctar en algunos de los hoteles poéticos más llamativos. Pero este viaje es, sobre todo, visual: un viaje ilustrado en el que participarán veinticinco de los mejores dibujantes del mundo, con veinticinco obras de la literatura moderna y el cine, y más que nada, todos los lectores con experiencia, o sin ella, que quieran parar por lo menos una noche en estos hoteles de la imaginación.

De la imaginación a la realidad.
El empresario, visionario, alquimista, masón y escritor uruguayo, Francisco Piria, fundó en 1930 y en Piriápolis, balneario también fundado por él, el Argentino Hotel. Pero antes, viajó por varias capitales europeas con una maqueta del hotel, mostrándola y contándole a todo el que quisiera escuchar, las maravillas de su establecimiento. La gente le pedía reservar habitaciones, pero Piria decía que estaba todo completo. ¡Un hotel que sólo existía en su imaginación! Cuando vió que el proyecto tenía posibilidades de funcionar económicamente, comenzó su construcción. Otra anécdota interesante es que Piria creía tanto en su proyecto que compró repuestos para la vajilla y el mobiliario para los siguientes 300 años. Así que el hotel actual puede funcionar con muchos elementos del original. Cuando lo visité, pregunté si les quedaban etiquetas originales; por desgracia, sólo tenían la maqueta de una, enmarcada.

20 de noviembre de 2007
 

Añadir comentario:





(Pregunta antispam)

Nota: los comentarios fuera de tono o tema serán eliminados.